Vicentin: La empresa desapareció unos $60.000 millones de stock en solo nueve días

Judiciales 16 de septiembre de 2020 Por Sucesos Rufino
Se desprende de un informe elaborado por uno de los veedores del concurso. Materias primas y productos elaborados por ese valor se esfumaron entre el 31 de enero y el día previo a la presentación del concurso. Más evidencias sobre la necesidad de ampliar el proceso a otras firmas del grupo.
vicent
Provincial

El concurso de Vicentin acaba de incorporar un informe que profundiza la muy extendida presunción de que el estrés financiero que adujo el directorio de la empresa y que la llevó al default, en realidad es resultado de diversas maniobras de despatrimonialización intencional ocurridas a partir de 2014.
 
“La empresa se habría despatrimonializado en 60.822 millones de pesos en sólo nueve días”, afirma el informe del veedor Sergio Arelovich, uno de los tres que tiene el concurso.

 “El nudo central –no el único- que permitiría explicar semejante caída es la variación del stock” de Materias primas (granos de cereales y oleaginosas), junto con Productos elaborados (harinas, aceites, agrocombustibles).

“Hay una brusca variación del stock de bienes de cambio entre el 31 de enero de 2020 y el 9 de febrero de 2020 (día previo a la presentación del concurso preventivo). Los bienes de cambio comprenden las materias primas, productos terminados, productos de reventa, materiales y otros. Según el balance de sumas y saldos al 31 de enero de 2020, aportado al expediente por Vicentin SAIC a pedido de un acreedor, el stock de bienes de cambio ascendía a algo más de $105 mil millones. En cambio, el valor denunciado en el estado de activos y pasivos al 9 de febrero de 2020, presentado a los fines de la solicitud de apertura del concurso, ascendía a $610 millones", explicó Arelovich a Aire de Santa Fe.

“El principal componente que lo explica es el stock de materias primas, esto es cereales y oleaginosas. Mientras al 31 de enero sumaban casi $87 mil millones, sólo nueve días después se habría reducido a cero pesos. La documentación obrante hasta ahora en el expediente no permite saber cuál de los dos valores responde a la realidad económica y cuál no, o si ambos deben ser reconsiderados. Pero la despatrimonialización en más de $60 mil millones visible entre ambos estados contables tiene su nudo central de explicación en ese punto”, concluye el veedor.

En efecto, como se ve en el siguiente cuadro, la desaparición de stock de materias primas llama la atención hasta un inexperto: al 31 de julio de 2019 era de 21.631 millones, al 31 de octubre de 65667 millones, al 31 de enero de 2020 era 86.698 millones, y al 9 de febrero era cero peso.

Similar saga se da en el ítem Productos elaborados: de 16.734 millones el 31 de julio de 2019, pasa a 17.957 millones el 31 de octubre, a 18.605 millones el 31 de enero de 2020, y se reduce a insignificantes 41 millones nueve días después.

cuadro vicentin

Los números tienen como fuente informativa el balance de sumas y saldos a fin de cada mes de Vicentin SAIC, disponible en el expediente. La desaparición del stock en esos informes contables lleva a dos hipótesis posibles: o nunca existieron tales materias primas y productos elaborados, o lo que parece más factible, es “sólo explicable por una transferencia dominial de facto no documentada”.

 Dice el informe, “la enorme brecha que separa el stock de productos elaborados en los tres primeros períodos respecto del denunciado en el concurso también merece una investigación especial”. Y aporta una punta por la que el juez del concurso podría tirar del ovillo: “Quizás la revisión de un conjunto de contratos entre Vicentin y sus controladas o vinculadas permita inferir el circuito seguido por la materia prima faltante”.

En varios de los 11 puntos del informe se insiste que se está ante “la presencia de un conjunto económico en un contexto de confusión patrimonial”, donde una misma empresa aparece como acreedora y deudora de Vicentin Saic. Dos casos concretos de varios que detalla Arelovich:

-Vicentin Paraguay. Aparece una cuenta por cobrar por ventas, “lo cual presume que Vicentin SAIC le ha vendido algo a su controlada en Paraguay. No deja de ser una situación llamativa conociendo que la relación corriente entre ambas habla de la radicada en el país vecino como proveedora y no como clienta de la residente en el país”.

-Vicentin Uruguay. Al 31 de octubre de 2019 figura una cuenta a cobrar por unos 190.000 millones de pesos. “La interpretación posible es que ese gasto de la concursada sólo podría serlo en la medida que le hubiere adquirido productos de reventa –al menos por esa cifra- a la sucursal radicada en el país vecino, operación que sale de la casuística de las relaciones que mantienen las dos empresas, dado que en general es la compañía argentina quien vende a la uruguaya”.

Te puede interesar